Huesca, 23 de marzo de 2017

Ayer por la tarde se inauguraba en el Teatro Olimpia la decimoséptima edición de la Muestra de Cine realizado por mujeres. La muestra comenzó con las palabras de Teresa Rey, en representación del Colectivo Feminista de Huesca, que la describió como “una visibilización de las mujeres cineastas, amplificando y dando espacio a sus creaciones”.

Rey reivindicó el cine realizado por mujeres como “un estupendo instrumento para denunciar, reflexionar, aprender, generar reacciones, sugerir debates, mostrar otros modelos diferentes a los establecidos y otros caminos posibles, o conocer otras realidades que, quizás, no nos sean tan ajenas”. Adelantó lo que se iba a poder ver en la muestra hasta el domingo, explicando que por delante se avecinaban “cinco días de cine, de películas críticas en las que se muestra y reivindica el papel de las primeras mujeres sufragistas; de mujeres que quieren cambiar su destino; que quieren elegir su lugar en el mundo sin imposiciones; mujeres que dejan puertas abiertas anhelando segundas oportunidades; mujeres discriminadas por su condición sexual o que sufren explotación sexual; nos acercaremos, entre otros, a la realidad transgénero y a las personas con diversidad funcional en su despertar sexual”.

Como cada edición, las proyecciones comenzaron con la muestra de trabajos realizados por realizadoras aragonesas. Fue una sección con cortos de diferentes estilos. El proyecto audiovisual Bad Gams, unas jóvenes binefarenses estudiantes de Bachillerato del IES Sierra de San Quílez, presentaron su corto El valor del violeta, un cortometraje que se viralizó a través de las redes sociales y que ganó el I Concurso contra la violencia machista del Ayuntamiento de Binéfar. Después, llegó Un sueño breve, cine experimental de la mano de Rosa Gimeno, una escultora consagrada que, un día se levantó, tal como contaba ella, y sintió la necesidad de probar otra disciplina artística, como era el cine. Cristina Vilches presentó dos cortometrajes en stop motion, Una aventura de miedo y Fres Boi, que realizó durante su Máster en Libro Ilustrado y Animación Audiovisual en la Universidad de Vigo. El documental Tú, siéntate de Judith Prat no pudo proyectarse por problemas técnicos y se pospone para otra fecha.

El primer documental que se proyectó esta edición fue Maman? Non, merci!, de Magenta Baribeau, ganador al mejor documental en London Feminist Film Festival 2016, que se plantea un tema que no se aborda desde la sociedad y es el de la no maternidad.

En la sesión de noche, se pudo ver el largometraje Las inocentes de Anne Fontaine, que también ha recibido numerosos premios, y que está basado en hechos reales sucedidos durante la Segunda Guerra Mundial en un convento polaco.

PROGRAMACIÓN PARA EL JUEVES, 23 DE MARZO

Durante la mañana, diferentes colegios de Huesca, visitarán el Teatro Olimpia para ver una selección de cortometrajes de animación de los programas La butaca roja y Cortos en femenino.
De la mano de Ángel Gonzalvo y el proyecto educativo Un día de cine, el alumnado de varios institutos oscenses, verán y comentarán la película Sufragistas de Sarah Gavron.

La sesión de tarde, comenzará con la película Dora y la revolución sexual de Stina Werenfels, que se realizará con la colaboración de Cadis Huesca y que cuenta la historia del descubrimiento de la sexualidad de una persona con capacidad psíquica. Después del visionado se dará paso a un debate sobre el tema del largometraje.

El documental de culto, Paris is burning de Jennie Livingston, es una de las apuestas de esta edición de la muestra. Cuenta un momento histórico muy concreto en el Harlem de la década de los 80 explorando la historia de las “houses” y el fenómeno de los “balls”.

En la sesión de noche, se proyectará Sufragistas de Sarah Gavron. Desde la organización de la muestra se ha propuesto que todas las personas que vayan disfrazadas de sufragistas entrarán gratis en la proyección y podrán optar al sorteo de varios libros.