Ilegales

Recinto Peñas Recreativas de Huesca

14/08/2016

El último concierto de las fiestas laurentinas en el Recinto de las Peñas recreativas corrió a cargo de Ilegales, que aprovechaban estas fiestas para poner una fecha más en su gira La vida es fuego Tour 2016. Un espectáculo para presentar las canciones de su último trabajo, La vida es fuego (La Casa del Misterio / Pop Up, 2015), publicado en marzo de 2015.  Y por supuesto, acompañándolas con los grandes éxitos de la banda.

Ilegales se formaron en 1979, sonaban durante la década de los 80 en las principales emisoras de radio, incluso estaban en las listas de Los 40 Principales, y han sido considerados, durante mucho tiempo, el mejor grupo español en directo. Ir a hacer una crónica de un concierto de estas características, de unos tipos que llevan 41 años subidos en los escenarios y que tienen entre su repertorio auténticos clásicos de la cultura rock nacional, da un poco de vértigo.

Salen al escenario con camisa y corbata, parece que quieran olvidar a aquellos macarras deslenguados que hablaban sin tapujos de losers, de abusadores y abusados, de personajes que parecen salidos de los libros de Bukowski. Pero ya se sabe que el hábito no hace al monje y desde la primera canción “Los chicos desconfían” aparece lo políticamente incorrecto, y hablan de la necesidad de desobedecer al establisment. Además, hacen una pequeña modificación en la primera estrofa en “No hay príncipe en mundo que sepa lo que dice” por “El príncipe Felipe no sabe lo que dice”.

ilegales jorge martínez

Jorge Ilegal. Foto: Luis Lorente

Sonaron casi treinta canciones. El público, bastante frío, coreó y vibró solo con las más conocidas. La primera de éstas que llegó fue “Agotados de esperar el fin”. Jorge Martínez, cantante de Ilegales, contó que esa misma tarde habían visto un vídeo de una actuación de unos “jovencísimos Ilegales” en el Jai Alai de Huesca por allá en el 84 en la que presentaban esa canción. Décadas después, en las primeras filas del concierto, se encontraba, totalmente entregado, ese “jovencísimo público” que descubrió a Ilegales en la década de los 80.

“No me gusta el trabajo” llegó con una pequeña conversación entre el bajo y la guitarra mientras el público gritaba al reconocerla. Nos quedamos atrapados en la magnética “Yo soy quien espía los juegos de los niños” que tiene una frase que fue muy vitoreada “Nuevos cantantes hacen el ridículo en viejos festivales como Eurovisión”. Bailamos con la pegadiza “Hombre solitario” a ritmo de rock’n’roll con ese riff mítico. Nos despertamos de nuevo con el ska de “Hola mamoncete”, después de un rato que el concierto había estado un poco aletargado, y la cantamos, ¿hay alguien que no conozca este estribillo? Martínez pidió perdón a quien le ofenda por la canción misógina “Eres una puta”, que dedicaron a una conocida por el hecho de tener mucho apetito sexual. Y sinceramente, el machismo ofende. Ofende a la libertad sexual de cualquier mujer y ofende a las mujeres y hombres que luchan por la igualdad en todos los ámbitos.

@IlegalesRock y @LosFatus en #sanlorenzo2016 #Huesca Clic para tuitear

Martínez presentó “Tiempos nuevos, tiempos salvajes” como la canción que “marca el rock de los 80” dentro del panorama nacional. Ahí es nada.

Ya en los bises, sacaron más artillería pesada con “Problema sexual”, “Soy un macarra” y “El demonio” para acabar con una de sus mejores canciones, “Destruye”.

También sonaron otras canciones menos conocidas como “Voy al bar”, de la cual Martínez dijo en una entrevista que la frase “Voy al bar, la verdadera patria con la que puedes contar” era la única declaración que vale de toda su discografía. Reconoció su pasión por el psichobilly con “El número de la bestia” y nos “echamos” un r’n’r con “Bestia, bestia”.

Y como los tipos duros no pueden ser duros todo el tiempo, también hubo un momento muy emotivo cuando Martínez recordó que el concierto y la gira estaban dedicados a Alejandro Blanco, bajista de Ilegales desde 1994, que falleció el pasado marzo. Debido a este hecho, Willy Vijande ha vuelto a ser bajista de Ilegales veintitrés años después. En muchas de las canciones de la banda destacan las líneas de bajo, que en directo cobran más protagonismo y que a los amantes de los graves nos encantan. Completan la banda, Jaime Beláustegui a la batería, puesto en el que lleva desde 1992, y Mike Vergara, a la guitarra y a los teclados. Buena incorporación para dar más potencia al directo y para crear más atmósferas, sobre todo, con el Hammond.

ilegales huesca

Ilegales. Foto: Luis Lorente

Al público le costó mucho entrar en el concierto y cuando lo hizo, ya era demasiado tarde. Martínez lo intentó desde el escenario, algo que no creo que necesite muchas veces porque su música habla por él, pero en esta ocasión, quizás por el cansancio de tantos días de fiestas, la gente estaba muy parada. Lo que no quiere decir que estuviera aburrida o descontenta porque se fue realmente satisfecha.

Ilegales son una banda de tipos serios, serios en el escenario y serios en el trabajo. Tanto es así, que en un momento dado, Martínez hizo un gesto de desaprobación a sí mismo ladeando la cabeza, cuando cantando no llegó a una nota. Se nota el esfuerzo y el trabajo de una banda que ha tenido que superar la pérdida de uno de sus miembros y ha tenido que prepararse la gira con un nuevo miembro en tiempo récord. El directo es solvente y consistente, quizás ya no sea aquella apisonadora de antaño, pero sigue siendo ROCK  descarnado y sin artificios.

Antes de Ilegales, subieron al escenario Will Spector y Los Fatus, banda oscense que destacan por tener una música muy enérgica y bailable. A pesar de ello, tampoco consiguieron mover mucho al público. Sonaron canciones de su último disco “Arriba de bien” (2016), como “Espejo” y “Bill Murray” y otros hits del disco anterior, Bicáberut! como “Baila” o “Me encanta verte fatal”. Me gustaron mucho las melodías de voz que encajaban a la perfección entre los integrantes de la banda. Me sorprendieron con la versión de The 13th Floor Elevators, “You’re gonna miss me”, a la que han titulado “Vas a perderme”.

will spector y los fatus

Will Spector y Los Fatus. Foto: Luis Lorente

Empezaron tarde, tuvieron que recortar el repertorio y eso hizo que, por momentos, no se les viera cómodos en el escenario. Espero poder verlos en breve en un concierto sin prisas porque aunque critiquen los carteles de los festivales porque son siempre iguales, creo que es la banda oscense con más posibilidades de meterse en ese circuito festivalero.

Estas son las fotografías que realizó Luis Lorente.

[gallery_bank type=”images” format=”thumbnail” title=”false” desc=”false” responsive=”true” display=”all” sort_by=”sort_order” special_effect=”none” animation_effect=”bounce” album_title=”false” album_id=”24″]

[gallery_bank type=”images” format=”thumbnail” title=”false” desc=”false” responsive=”true” display=”all” sort_by=”sort_order” special_effect=”none” animation_effect=”bounce” album_title=”false” album_id=”25″]