El exparlamentario y excongresista Chesús Yuste acaba de publicar su segunda novela, Asesinato en el Congreso, una novela negra, un trhiller cuya acción tiene como epicentro el Congreso de los Diputados. Casi tres años estuvo allí Chesús Yuste como diputado de la coalición La Izquierda de Aragón en el Congreso de los Diputados por la circunscripción de Zaragoza. Hoy viernes estará en la Librería La Anónima de Huesca, a partir de las 20:00h, donde José Domingo Dueñas ejercerá de anfitrión en la presentación de la novela.

Entrevistamos a Chesús el pasado martes en el programa Con H de Huesca Agenda Cultural, que realizamos todos los martes de 11:00 a 12:00h. en Hit Huesca (107.1 FM). A continuación dejamos un fragmento de la conversación con Yuste. Si queréis más, podés escuchar el podcast que enlazamos al final de esta entrada.

¿Tan mal lo pasaste esos tres años en el Congreso que has tenido que matar a alguien, aunque sea en la ficción?

– [Risas.] No, no, no, no… La verdad es que ha sido una experiencia muy intensa porque el Congreso es un sitio donde se trabaja mucho y donde tuve una experiencia muy importante porque eran años históricos, estamos planteando unos años en que la crisis económica y social terminó de demostrar el agotamiento del sistema político que había nacido en la transición y, a partir de ese momento, estamos viviendo en unos años de una crisis profunda en todos los sentidos, también hay una crisis de valores. En ese sentido, me apetecía convertir la experiencia en el Congreso en un libro para poder hablar de ello.

– Asesinato en el Congreso está ambientada en un espacio que conocemos, o creemos conocer todos, pero en el que parece que la ficción no ha superado nunca todavía a la realidad.

– En estos años están pasando cosas tan inverosímiles, tan extrañas, tan extravagantes que, si lo contáramos como si fuera un reportaje periodístico o un ensayo, resultaría exagerado y no nos creería nadie, por lo que estamos obligados a explicarlo como ficción. Yo creo que si lo cuentas a través de la ficción, la gente lo entiende, la gente se lo cree y se da cuenta de lo que estamos viviendo durante estos días. 

La novela tiene la trama de una novela negra en la que una pareja de investigadores, un hombre y una mujer, tiene que solucionar un asesinato que sucede en el Congreso. Algunos de los personajes son personas reales a las que se les ha cambiado el nombre pero que son fácilmente identificables. ¿Alguien se ha quejado?

Bueno, los diputados tienen mucha curiosidad por leer la novela y por reconocerse o reconocer hechos que se narran en ella. Asesinato en el congreso es una novela en la que se entremezclan ficción y realidad. Me amparo en una frase magistral que dijo el presidente del Gobierno que tuvo la feliz ocurrencia de decir aquello de “todo es falso, salvo alguna cosa”. Yo creo que eso inspira mucho a todo el mundo porque, efectivamente, esta novela es todo ficción, salvo alguna cosa. Y el lector sabrá discernir entre lo que es realidad y lo que es ficción. La novela es la trama policíaca pero que se desenvuelve en medio de la vida de los diputados en el Parlamento, que es un poco el testimonio de lo que fueron mis años en Madrid, y al mismo tiempo en el trasfondo de una radiografía social de la crisis que estamos viviendo, crisis social, económica y política, salpicado con noticias de corrupción, de desahucios, de preferentes, de manifestaciones… Todo eso genera un ambiente muy vertiginoso en la novela que contribuye al ritmo trepidante propio al ritmo de una novela policíaca.

Puedes escuchar el resto de la entrevista en este podcast: