Desde el pasado sábado 6 de agosto y hasta el próximo miércoles 31 se podrá visitar en la sala de exposiciones de la Librería Anónima de Huesca la exposición Spaces and Portraits del artista oscense Lorenzo Sanjuán-Pertusa. En ella podemos ver una muestra de sus últimos trabajos, obras de pequeño tamaño, pues Sanjuán-Pertusa está viviendo en Nueva York y no quería traer obras de gran formato. En su viaje a Huesca ha aprovechado para organizar, con la ayuda de muchos amigos, el Open Mic que se celebró el lunes en La Catalítica.

Lorenzo es un hombre menudo, aparentemente tranquilo, pero tengo la impresión que en realidad la procesión va por dentro. No le gusta ser el centro de atención, se escabulle siempre que puede y prefiere pasar desapercibido, estar entre los amigos. A todas las personas que se acercaron a La Anónima el día de la inauguración y preguntaron por la exposición les regaló una reproducción numerada de una de sus obras, un detalle precioso para aquellos que aprecian el arte.

Su obra juega con texturas poco corrientes, con elementos básicos y sencillos. Su paleta de color explora caminos poco transitados, huyendo de colores cromáticamente definidos. A pesar de ello, es un arte muy directo, muy básico, directo de la víscera del artista a la del espectador, huyendo de la intelectualización, buscando la emoción más pura. Mientras admiro una de sus obras me pregunto qué tipo de acrílico utilizará para pintar y conseguir esos efectos de materia. La respuesta la obtengo del propio artista que se lo está explicando a un amigo suyo: “esto es cera. Donde trabajo hay una impresora en 3D y esto es la cera que les sobra. Cuando la tiran, la reciclo“. El resultado es realmente muy interesante.

Dos espacios de la exposición Spaces and Portraits, de Lorenzo Sanjuán-Pertusa.

Dos Espacios de la exposición Spaces and Portraits, de Lorenzo Sanjuán-Pertusa.

Es curioso pero, que yo recuerde, es la tercera vez en veinticinco años que llevo ejerciendo el periodismo que entrevisto a alguien que se llama Lorenzo, curiosamente, los tres directamente relacionados con el mundo del arte, y me hacía gracia publicar esta entrevista precisamente el día de San Lorenzo. No os prodigáis mucho, los Lorenzos…

Parece que en Huesca tendría que ser más común, pero no lo es. Yo conozco Lorenzos, pero no hay tantos…

¿Cuándo te picó el virus del arte? Porque eso es un virus, una enfermedad chunga…

Sí, es una enfermedad chunga. La culpa de esto la tiene toda mi hermana mayor, Carmen Sanjuán, que es artista, una diseñadora gráfica súper talentosa, y de ahí sale todo. Ella tiene la culpa.

Aspectos sobre su obra

Hay dos aspectos que me parecen muy interesantes de tu obra. El primero es la reutilización de materiales.

Sí, eso es una constante desde que me mudé a Estados Unidos. Es curioso, porque en EE.UU. empecé a vivir en un espacio de artistas, un loft en el que viven cinco personas en un espacio gigantesco. Allí la gente tiraba bastidores, lienzos, a la basura y yo los reciclaba. Siempre he pintado encima de cosas recicladas. Incluso he hecho marcos para mis obras de otros marcos más grandes. Por ejemplo, esos dos marcos [señala un par de obras de la exposición] están hechos de un mismo marco más grande. Ese otro lo hice con unas maderas…

Lo de los marcos es como las peanas de las esculturas, nunca quieres eso para tu obra, pero a mí me sirve de freno, me digo “déjalo en paz, ya”, porque si no no pararía nunca. Cuando llega un momento en que estoy contento, le pongo un marco y así… no lo toco mucho [Sonríe maliciosamente.]. Los sigo tocando, pero menos.

No es un punto y final, pero…

No es un punto y final pero es una señal que dice: “déjame en paz un poco”… [Se ríe a carcajadas.]

"<yoastmark

El otro aspecto que me llama la atención de tu obra es la ausencia, es decir, no tanto la presencia de material, como la ausencia del mismo y cómo esa ausencia se convierte en un material, en este caso la tabla de madera que es el soporte de la obra y que se convierte al mismo tiempo en parte de la misma. En el caso de estas esculturas, las sombras forman parte de la obra y la sombra, por definición, es algo incorpóreo.

La sombra es algo muy interesante, siempre me ha fascinado. La sombra siempre está muy en cuenta en mi obra, son parte de la escultura. Y es eso, exactamente lo que has dicho. Eso es lo bonito de mostrar tu obra y que la gente hable, porque salen esos conceptos que tú tienes en la cabeza, salen en algún momento, están presentes en tu obra, pero lo que quieres es que la gente los capte, que salgan a la luz.

Espacios y Retratos

La exposición se titula Espacios y Retratos. Los espacios los he sabido ver, pero los retratos me cuesta más identificarlos.

Los retratos… Mira, por ejemplo, esta escultura, si empiezas a mirarla, a dar vueltas, tiene una intención de cabeza. Forman parte de una serie muy extensa, una serie de obras donde las formas geométricas tenían más intención de formar un retrato, pero a mí me encanta la abstracción. Cuando me acerco a cosas realistas como esto me da un poco de… Intento ser abstracto, aunque las formas realistas y las formas definidas son un intento de acercarme un poco más a la realidad.

Esculturas y sus respectivas sombras. Obras pertenecientes a Spaces and Portraits, de Lorenzo Sanjuan-Pertusa.

Esculturas y sus respectivas sombras. Obras pertenecientes a Spaces and Portraits, de Lorenzo Sanjuan-Pertusa.

De hecho, el pensamiento es abstracto.

Eso es. Esa es la base de todo esto. Cuando quiero ser realista, cuando quiero recordar algo exactamente tal y como es, saco una fotografía y ya está. Cuando pinto son sensaciones, cosas que he vivido en el momento y quiero exteriorizar, es como mi diario. Mi arte es un diario constante de las cosas que voy haciendo y exteriorizo cosas. Es lo típico, ¿no?, pero para mí es real. No soy un artista comercial, no trabajo con ninguna galería ni cosas de estas, no sé si lo busco o no lo busco, a lo mejor estoy buscando a la persona ideal para poder hacer eso pero, por el momento, sigo con esta libertad.

¿Qué te llevó a Nueva York?

Pues fue totalmente casual, no lo planeé. Surgió la oportunidad y estaba en el momento adecuado. Viví en Barcelona durante catorce años, estudié allí Bellas Artes. Después empecé a trabajar y durante seis años estuve en una empresa haciendo diseño de stands. La vida a veces te pide un cambio y lo hice. Le pedí a mi jefe tres meses de permiso para ir a Nueva York, como una cosa sabática, después de tantos años, y me dijo que sí, pero nunca volví. Me quedé tres, luego volví tres meses, luego tres meses más…

¿Y allí que encontraste?

Lo curioso de Nueva York es que nunca fui turista, viví allí desde el principio. Me abrazó y ya me quedé. Emigrar a Estados Unidos es muy complicado si no tienes a alguien que te contrate, ese proceso de entrar fue muy largo. Llevo en total unos doce años, porque estuve cuatro años viviendo en Japón, y el año pasado conseguimos finalmente la residencia permanente. Ha costado, no es facil.

Japón tampoco tiene pinta de ser muy fácil…

No, no es fácil, pero, claro, mi mujer es japonesa y esa es una opción que en algún momento yo quería hacer en algún momento. Nosotros tuvimos una relación a distancia durante un tiempo y yo la fui a ver muchas veces a Japón y siempre quise vivir allí. Me gusta mucho viajar pero el turismo no es algo que me guste demasiado, soy más de caminar por la calle, encontrarme cosas… Fue una experiencia chula. Dura, pero chula.

¿Vienes periódicamente a Huesca a ver a la familia?

Sí, más o menos, más o menos. La media es cada tres o cuatro años desde 2001, que es el año en que me fui de aquí.

¿Y cómo ves la evolución de la ciudad?

¡Huesca es una ciudad fantástica! A mí ya me gustaría poder tener la oportunidad, en un momento dado, de vivir aquí. Estoy muy bien en Nueva York, pero Huesca me encanta. Moverte por la ciudad es súper fácil, los tomates están buenísimos… [Risas.] Yo soy adicto al tomate.

La huerta de Nueva York no tiene pinta de ser muy buena…

No hay. También hay allí una variedad de tomate rosa, pero no es como la de aquí. En Nueva York hay de todo pero, claro… no para todos los bolsillos.