El festival que organiza la Diputación Provincial de Huesca recorrerá Boltaña, Bielsa y Bárcabo antes de cerrar el fin de semana en Arén (Ribagorza) con el estreno mundial de La Ratita presumida, una adaptación del cuento popular de los Titiriteros de Binéfar.  La compañía D’Click, Eva McBel y Dom La Nena completan el programa, mitad música, mitad teatro, de un intenso fin de semana.

El concierto de Dom La Nena en la carrasca de Lecina el próximo sábado es uno de los eventos más esperados de la segunda edición del Festival Sonidos en la Naturaleza, SoNna Huesca, que organiza la Diputación de Huesca. La centenaria encina de Lecina, un ejemplar milenario de Quercus ilex –carrasca, en Aragón- que tiene un perímetro de tronco de 7,5 metros, una copa de 28 metros de diámetro y su sombra puede superar los 600 metros cuadrados, fue elegida en marzo de 2021 Tree of the year o árbol europeo del año, después de una campaña emotiva y entrañable.

La Diputación Provincial de Huesca ha querido homenajear a este ejemplar superviviente y a los habitantes de la localidad de Lecina, en el municipio de Bárcabo (Sobrarbe), que lograron conservar un símbolo de su paisaje, resultado de una forma de vida y legado del pasado en el que se identifica todo un pueblo. Los paisajes rurales son memoria colectiva y de ahí deriva el alto papel significativo de un símbolo natural y milenario como la carrasca de Lecina.

El concierto que mezclará, una vez más en el SoNna Huesca, arte y naturaleza, correrá a cargo de la cantautora y violonchelista brasileña residente en París, Dom La Nena, que aportará un estilo ecléctico y multilingüe -alterna en sus letras el portugués, el francés y el español- que combina rasgos de world music, pop y música de cámara. Dominique Pinto –nombre real de la artista- usará su voz y su violonchelo para rendir su particular homenaje a la carrasca de Lecina, el árbol más popular hoy en día de la provincia de Huesca.

Pero el tercer fin de semana del SoNna Huesca comienza ya el jueves en la plaza Mayor de Boltaña, con la representación de la obra Latas, a cargo de la compañía de circo teatro D’Click. Los aragoneses mezclan lenguajes circenses, como las acrobacias o el mástil chino, con una dramaturgia teatral llena de poética, de gestualidad y de mucho sentido del humor.

Latas es su último espectáculo y se pre estrenará en la II edición del SoNna Huesca. Bajo la dirección de Florent Bergal, tres personajes, artistas de circo (Ana Castrillo, Hugo Gauthier y Javier Gracia) desafían al aburrimiento. La obra se representará en la coqueta plaza Mayor de Boltaña, localidad con uno de los cascos antiguos mejor conservados del Pirineo aragonés, tan cuidado como desconocido para muchos de sus visitantes.

Al día siguiente, el SoNna remontará el río Cinca para albergar en el sendero El Cornato, en el valle de Pineta (Bielsa), el recital de Eva McBel, una joven cantautora zaragozana que canta en inglés y que a pesar su juventud destila una madurez sorprendente. Su folk-pop acústico de voz rasgada se vestirá en el festival con un formato dúo de guitarra y teclado.

La creciente red de senderos accesibles de la Diputación de Huesca tiene en el valle de Pineta, en el entorno del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, una de sus joyas. Es el sendero circular de El Cornato, de 700 metros de longitud y desnivel inapreciable que cruza el río Cinca y un abetal centenario donde se ubica la escultura de Siah Armajani Mesa de pic-nic.  La obra del iraní es uno de los ejemplos de Arte y Naturaleza, un proyecto impulsado por la DPH en la década de los 90 que se extiende por Abiego (Rückriem), Piracés (Casas), Berdún (Nash), Belsué (Carneiro), Plan (Kirkeby) o la Maladeta (Long) fusionando el espacio natural con creaciones de arte conteporáneo. Varios de estos espacios serán escenarios de esta segunda edición del SoNna Huesca.

Y tras el recital de Dom La Nena a la sombra de la carrasca de Lecina en la tarde del sábado, el domingo el festival viaja hasta la localidad ribagorzana de Arén para acoger un estreno mundial de Titiriteros de Binéfar, una de nuestras principales referencias artísticas desde hace más de cuarenta años, que presentará por primera vez ante el público una adaptación del cuento clásico de “La Ratita Presumida” escrita por Paco Paricio.

La propuesta combina el teatro de títeres con el teatro de actor, la música en directo y la reflexión crítica sobre la cultura consumista y dulcificada que se oferta a los niños. Fieles a su trayectoria, los Titiriteros de Binéfar nos hacen reflexionar y reír al mismo tiempo con la que es su vigésima creación o espectáculo propio y a la que han llegado tras un profundo proceso creativo derivado de la pandemia. Tras las aclamadas La Fabula de la Raposa, Dragoncio, el Bandido Cucaracha, Cómicos de la Legua, el Hombre Cigüeña o Maricastaña, los Titiriteros de Binéfar estrenarán en la plaza de Arén en la segunda edición del SoNna, La Ratita Presumida y muchos podremos decir que estuvimos allí.

La localidad ribagorzana de Arén es conocida en Aragón como el “pueblo de los dinosaurios”, por la cantidad y calidad de sus yacimientos paleontológicos, pero quizá su núcleo histórico es más desconocido. El casco urbano de Arén fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982, en reconocimiento al grado de conservación de su urbanismo medieval y su posterior evolución. Los edificios más notables son los restos del castillo medieval, la barroca iglesia de San Martín y la plaza porticada, con importantes casas nobles. Destacan en sus calles los estrechos pasajes o los arcos que cruzan el cielo.